MIRADAS DE VOYEUR

El otro día buscando inspiración para un trabajo de la Universidad estuve mirando un libro de Arte, de esos que tengo en casa y que nunca miro, y encontré una fotografía de un cuadro que me fascinó por sus colores y su luz:

Su autor es Eric Fischl, un pintor americano que ejercita muy bien el oficio de voyeur. Cualquiera de los cuadros siguientes son, en esencia, un encuadre cinematográfico; de hecho creo que siempre asocio la pintura que me gusta a la imagen cinematográfica que me gustaría ver.


1 comentario:

Adrián Massanet dijo...

qué poderosa es la profundidad de campo en una pintura...o en el cine, música, e incluso literatura, abstracción.