LUCES Y SOMBRAS

¿Cómo ir a Barcelona y no visitar la exposición del CCCB de Dreyer y Hammershoi?

Tras los doce cortes de la obra de Dreyer, me dispuse a ver las obras pictóricas y tuve la suerte/desgracia de juntarme en tiempo/espacio con una chica que explicaba a una amiga todos los entresijos de la exposición (cosas como que el forro de las paredes era el más barato) y de la vida del pintor, lo que mata la imaginación de la espectadora (osea yo)...


De Dreyer me quedo con las imágenes de Vampyr y de Hammershoi con sus sugerentes puertas abiertas. Y con las ganas de ver el centro de cultura contemporánea de Santa Mónica...

2 comentarios:

Marnie dijo...

Pues fíjate que yo viviendo aquí no he ido... Suele pasar, que cuanto más cerca más lejos XD

Pat dijo...

A mi me pasa lo mismo en Madrid, pero no sé que me pasa en Barcelona, debe ser que estar al nivel del mar excita mi lado cultural.